Nicolas Roerich, pintor de las montañas y del espíritu.



Si uno desea descansar la mente, sólo tiene que poner sus ojos sobre estos cuadros. Inmediatamente encontrarán la paz del azul y la infinitud de las cimas nevadas del Himalaya; el aire gélido y puro de las cumbres amansará su alma. Las llanuras vacías y extensas le cubrirán de silencio. Una actitud contemplativa y honda le invadirá. Los naranjas y rosas de estos cielos le inducirán a amar; los amarillos y morados le teñirán de misticismo.

Nada mejor que el arte de Nicholas Roerich para abandonarse a la meditación y dejar pasar esa brisa renovadora que viene de las montañas más hermosas del planeta. Montañas que él recorrió e hizo suyas, trasmitiendo luego en pinceladas la profunda espiritualidad de aquellas tierras.

Pureza y belleza se respiran en estos colores; serenidad y elevación en cada una de las formas.

Optimismo, claridad, luz... Parece que esas piedras estén ahí dispuestas para que abandonemos toda turbación y nos dispongamos a andar por ellas, hacia la belleza inalcanzable y única, hacia la libertad y el amor.























(Imágenes obtenidas del Museo Roerich: http://www.roerich.org/ )




8 comentarios:

Euphoria dijo...

Me encantó, gracias por compartirlo. Pinto acuarelas y me encanta encontrar este tipo de cosas. Un saludo!

Franziska dijo...

Estuve aquñi ayer y se me pasó. Hoy me ha llamado la atención la reseña que mantengo de los blogs amigosy ese ha sido el motivo de mi retorno. Ayer me encandilé con las fotos de Polop y el despiste fue total. Son unas acuarelas llenas de fuerza, sí me han causado muy buena impresión. Gracias por compartirlo. Un abrazo.

Maite S.R dijo...

Franciska: Así es, tienen una fuerza profunda. El color te hipnotiza :)

Un beso grande

**kadannek** dijo...

Me admito desconocedora de su obra, pero ahora que tengo el placer y la oportunidad de verla, me parece totalmente fascinante; Te envuelve como espectador, te invita a adentrarte en cada cuadro, a caminar por sus paisajes. Me encantó. Y de verdad agradezco el que nos hayas enseñado estos trabajos.

Maite S.R dijo...

Kadanek: ¿Verdad que sí? Es otro mundo. Otro... donde se solaza el alma.
Gracias por tu bella impresión.

Un abrazo :)

Mª Jesús Muñoz dijo...

Ayer vi este post de Nicholas Roerich...Me hizo pensar y hoy he vuelto de nuevo...Es todo un regalo para los ojos y para el alma...Los colores son mágicos, sublimes y entrañables. Ellos dan forma y vida a las montañas y nos elevan más allá de lo material...Creo que el pintor tenía un gran nivel espiritual y nos arrastra con él a la pureza de la infancia, a la infinitud del universo y a la plenitud del espíritu...Es una maravilla, nos invita a planear, a llenarnos de luz, de paz y de inmensidad.
Mi felicitación por tu inspirada y buena prosa, que nos acerca al arte, amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
M.Jesús

Maite S.R dijo...

M. Jesús. Me alegra mucho que te hayan calado tan a fondo. Sí debió ser espiritual dada la penetración de su obra.
Mil gracias por tu visita e impresión.
Mi abrazo y mi cariño 😀


phann son dijo...

Franciska: Así es, tienen una fuerza profunda. El color te hipnotiza :)

ตารางคะแนน